Testimonios de Cleuza, Marcos, y el padre Aldo en Santa María del Mar

El 23 de Marzo tuvo lugar en la Basílica de Santa María del Mar, en Barcelona un ENCUENTRO con CLEUZA y MARCOS ZERBINI de Brasil y con el PADRE ALDO TRENTO, de Paraguay.

El Acto fue convocado por la CDO, COMPAÑÍA DE LAS OBRAS, ambas obras tienen como método la involucración de los fundadores en las necesidades de la gente, sin un cálculo previo. Mirar estos HECHOS y escuchar a sus protagonistas es una oportunidad única para revitalizar las razones por las cuales dedicamos gratuitamente nuestro tiempo. Frente a la crisis económica actual, la caridad adquiere una rabiosa actualidad, no sólo por el número creciente de personas necesitadas, sino también porque es la única posibilidad de que los que están en el mundo laboral puedan ser protagonistas de una forma diferente de trabajar (la gratuidad, no el cálculo previo) que tanta falta hace para superar esta crisis.

Continúa leyendo “Testimonios de Cleuza, Marcos, y el padre Aldo en Santa María del Mar”

Uganda: Vencer el SIDA

(…) Piensa”, me dijo don Giussani una vez, “¡aunque tú hubieras sido la única criatura del universo Dios habría venido igualmente a morir por ti! ¡Solo por ti!”. Dios toma alguien como yo que soy nada y lo salva. Que Dios hubiera venido a la tierra incluso solo por mí, es algo que me conmueve cada vez que lo pienso». 

Rose 

Foto: D Giussani y Rose  (2000),
extraída de http://fontanavivace2.altervista.org/?p=106

 

 

Las rosas de Kampala (Extraído de la Publicación “30 Días” de Gianni Valente, Abril)

En los barrios pobres de la capital ugandesa el brote de la esperanza en un grupo de mujeres contagiadas por el sida. Historia de Rose y de sus amigas

La colina de Kireka no es como las otras. En las siete colinas del centro de Kampala, las casas de los ricos y los compounds blindados de los extranjeros y los políticos ocupan firmemente las cimas. Parecen islas suspendidas flotando en el mar de barro, hombres, hojalatas y miseria que pululan allá abajo, en los barrios de chabolas amasadas entre una colina y otra, como si fueran cúmulos de detritus recogidos en el valle después de una tormenta africana. En Kireka, en cambio, las barracas de los pobres, alimentadas por las oleadas de fugitivos de guerras olvidadas, han expugnado también la cima. Hasta instalarse en los bordes de la cantera, que allá arriba se ve abierta como una inmensa herida.

Continúa leyendo “Uganda: Vencer el SIDA”